“A la gente si no se la conoce no se la entiende, y si no se la entiende no se la quiere”, dijo el lunes 28 de julio Walter “Serrano” Abella durante la presentación de Ajena en Montevideo, en la que participó junto al ingeniero agrónomo Pablo Chilibroste, director de la Universidad Tecnológica (UTEC), y Luis Pereira, director de Programación Cultural de la Intendencia de Maldonado. Serrano, periodista en la radio La Voz de Melo, valoró así el objetivo de la revista en tanto se propone conectar, dar a conocer realidades, paisajes, gente y costumbres de este Uruguay compartimentado. Una tarea necesaria, dijo, y que el país debió comenzar mucho antes.

En eso de conocerse y entender realidades, estuvo el aporte de Chilibroste en materia de acceso a la educación universitaria en el país: el 25 por ciento de los montevideanos tiene formación universitaria, pero esa cifra baja al 8 por ciento para quienes viven fuera de la capital.

La base de la inequidad está en el acceso. Sólo seis departamentos ofrecen formación universitaria y otros ocho terciaria no universitaria. Los jóvenes con intenciones de seguir estudiando deben resolver la inequidad viajando, pero por el camino quedan otros miles. En Florida, Lavalleja, Canelones y San José, más del 30 por ciento de los jóvenes entre 17 y 25 años viaja para estudiar (mayoritariamente a Montevideo). El número comienza a bajar conforme los departamentos se alejan de la capital. En Durazno, Soriano, Río Negro, Flores, Colonia y Maldonado, el porcentaje se ubica entre el 10 y 20 por ciento. Y en el norte del país, más Treinta y Tres y Rocha, viaja menos del 10 por ciento de los jóvenes. La UTEC, que aspira a comenzar a romper la centralización educativa, tendrá su primera sede en el ex Frigorífico Anglo, en Fray Bentos. Entre esa ciudad y su vecina Mercedes reúnen 9.000 jóvenes de entre 17 y 25 años, 5.000 de los cuales tienen secundaria completa y necesitan opciones para poder proseguir sus estudios.

Pereira, por su lado, llamó la atención sobre los medios que mayoritariamente no ofrecen información sobre el acontecer nacional en su verdadera expresión, ya que construyen su agenda con “noticias de Montevideo, protagonizadas por montevideanos”, dijo cuestionando esa decisión editorial. Algo similar sucede con la cultura, donde a la oferta que surge en el Interior le es difícil llegar a Montevideo e incluso difundirse fuera de su departamento de origen, mientras que la oferta capitalina abunda en todo el país. Pereira contó también que en el Interior son tres los teatros “con programación sostenida (al menos dos actividades por fin de semana): el Macció, en San José, el 25 de mayo, en Rocha, y el teatro Casa de la Cultura de Maldonado”. A pesar del cuestionamiento a la centralidad montevideana, reconoció que poner en valor la cultura que surge fuera de Montevideo, los valores artísticos, patrimoniales, identitarios de las comunidades, “es una decisión que tienen que tomar los actores culturales que están en el Interior. Nadie la va a tomar por ellos”.

Un rato antes, Abella había cerrado sus palabras diciendo que “la sabiduría es la memoria de la gente que durante años y años, y generaciones y generaciones ha ido aprendiendo, a veces sobre los fracasos, y siempre buscando los éxitos”.