Volvimos. Después de cuatro meses que volaron entre el disfrute de las vacaciones y la producción de este número (disfrute y producción pueden ser, como en este caso, palabras amigas), Ajena está nuevamente entre las páginas de Brecha.

Aunque chiquita, la revista tiene sus bemoles. Nada raro, cualquiera puede pinchar la moto en medio del fumo artiguense, por ejemplo. Por eso este año saldremos de manera bimensual, cosa de darnos tiempo al reacomodo y, también, a recorrer con mayor tranquilidad los puntos elegidos.

En este primer número empezamos a saldar algunas deudas pendientes de 2014. La más relevante: llegar hasta los departamentos que no estuvieron representados en las ediciones anteriores. Así, en estas páginas incorporamos a Florida, y en los números siguientes esperamos andar por nuevos caminos. En alguno de ellos, seguro, nos estaremos encontrando.